Habitaciones para niños

decoración infantil niños

Campamento de verano.

Por qué no inspirarse en los antiguos campamentos de verano para decorar la habitación de un chico? El verano es la estación del año que se presta a vivir el aire libre a tope. Excursiones, natación, contemplación de la naturaleza en todo su esplendor, acampadas nocturnas… Una maravillosa colección de recuerdos que pueden revivirse en el hogar

25797256_s

Ideas:

Unos paneles de madera rústica pueden servirnos para crear la ilusión de una cabaña en la montaña. Banderines, señales fabricadas con tablillas que indiquen “zona de estudio”, “zona de juegos”, etc… contribuyen a crear un ambiente fresco y aventurero.

Una colcha de patchwork con motivos de cuadros y cortinas de colores coordinados. Jugar con los tonos verdes y combinarlos con azul celeste para evocar el cielo estival o un lago de montaña.

Siempre que haya espacio, un tipi de tela montado en una esquina de la habitación hará las delicias de los pequeños. Podemos incluir un equipo de supervivencia con linternas, cantimplora, prismáticos de juguete y mapas de los destinos de vacaciones favoritos.

Un tronco natural conseguido en época de poda puede hacer las veces de taburete. También servirá algún mueble auxiliar tallado a mano o de madera sin pulir.

Añadid a la habitación infantil una gran imagen de la naturaleza, como la fotografia de una gran casdada o de un bosque de hayas.

Por supuesto, un cielo estrellado a base de adhesivos fluorescentes dará el toque final a nuestra habitación rústica.

 

 

 

Anuncios

Secretos oceánicos

Si los niños adoran el mar o vuestra vivienda de vacaciones está cerca de la playa, tenemos el incentivo perfecto para montar una habitación infantil de estilo náutico.

El azul será nuestro color protagonista en todos sus matices. Ya sabéis que podemos combinarlo con colores neutros o bien con colores complementarios que aporten notas intensas en accesorios y detalles. Rojos, naranjas o amarillos irán bien.

habitación-infantil-estilo-náutico

 

Ideas:

Motivos marineros: Mejor cuadros de peces muy coloridos realizados por los propios niños. Los colores fuertes lucen muy bien sobre paredes azules. Ver su cuadro enmarcado aumentará la satisfacción del niño favoreciendo su autoestima.

¿Qué tal una sombrilla de lona abierta sobre una peana en un rincón de la habitación? Puede constituir un punto de lectura muy original si instalamos debajo un cómodo sillón de mimbre con bonitos cojines.

Sobre una repisa o bien sobre una tabla enmarcada en la pared puede montarse una colección de conchas, plumas, trozos de madera con bellas formas y tesoros encontrados en la playa.

Edredones o sábanas de rayas anchas completan el conjunto. Las cortinas blancas de muselina ligera aportarán el toque final de resplandor marino.

Pequeños pilotos

¿Tenéis un pequeño piloto en casa? Si vuestro hijo está fascinado con el espacio aéreo, los vuelos acrobáticos y los aviones, tenemos algunos consejos para decorar la habitación infantil  que incentivarán el momento de acostarse.

niño-aviador

Ideas:

Sobre una pared azul pálido, encargad un mural decorativo con pequeños aviones entre nubes y globos aerostáticos (también servirá un vinilo decorativo).

A un lado, preferiblemente el que haga esquina con la cama, conseguid el motivo de un árbol que arranque desde el rodapié y cuyas ramas alcancen la mitad superior de la pared  para obtener la sensación de perspectiva.

Las demás paredes se mantienen lisas en tonos neutros y el techo prolonga el color azul de la pared decorada.

La maqueta de un aeroplano suspendida en el espacio dará al ambiente el toque de realismo adecuado.

Podemos completar la decoración con una colcha de piqué con aplicaciones de aviones. Conviene escoger dos o tres figuras sencillas y pequeñas con el fin de no recargar el motivo.

Los colores pueden evocar los de los antiguos hangares, con cierto estilo vintage: azules pálidos y notas más intensas para cojines y ropa de cama en tonos naranjas, rojos o amarillos. Los muebles ideales para este estilo serían muebles antiguos de madera restaurados con pátina envejecida o acabado natural.

Podéis obtener una superficie de trabajo con dos caballetes de madera de pino y un tablero forrado con tela encerada o hule decorativo. Sobre el escritorio, un antiguo planisferio con sus hermosos tonos pastel evoca el centro de operaciones de una empresa de avionetas comerciales al más puro estilo Indiana Jones.