Un dosel para una diva.

Si tienes una pequeña diva en casa, te damos algunos consejos para que transformes su dormitorio en la habitación de una estrella.

Las niñas pequeñas, por lo general, se sienten atraídas por los elementos muy femeninos y, en especial, el mundo del glamour ejerce sobre ellas una fuerte fascinación.Es la época en que pueden disfrutar sin complejos ni ataduras de sus sueños y fantasías.

2817237_s

 

 

Ideas:

Os recomendamos evitar los colores básicos y fuertes característicos de la habitación infantil, y optar por tonos más suaves o neutros, sobre los que podéis añadir notas de color en accesorios y ropa de cama. Recordad que en este tipo de decoración, el rosa en todos sus matices será el aliado imprescindible. Lo mejor es escoger un rosa base y trabajar sobre sus diferentes gradaciones.

El canopy o dosel es el elemento estrella. Podéis utilizarlo de varias formas. La primera y más popular lo utiliza sobre la cama en caída hasta el cabecero. Otra opción es buscar un dosel adecuado al tamaño de la habitación y montarlo en una esquina con el fin de usarlo como vestuario y cambiador. También podéis montar  un pequeño dosel sobre un bastidor que hará las veces de pérgola, con sillas y una mesita para recibir a las amigas.

Una lámpara de araña con cuentas de cristal dará al conjunto un aire retro muy adecuado.

Las camas de hierro forjado y líneas estilizadas se prestan muy bien a este estilo. Las mesillas torneadas blancas o crema, mejor de aspecto envejecido.

El escritorio puede hacer las veces de tocador, colocando sobre él un bonito espejo de marco dorado, al que podéis añadir una guirnalda de luces con pequeñas bombillas.
La ropa de cama incluirá motivos florales. Las cortinas en tonos suaves y de caída ondulante ofrecerán el toque final de refinamiento para un espacio muy acogedor.

Anuncios

Textiles, una apuesta segura.

Una planificación inteligente para una habitación infantil permite colocar elementos que puedan adaptarse con facilidad al crecimiento del niño. En este caso la idea consiste en mantener las paredes en matices de blanco brillante o colores neutros. Aquí tenéis una buena guía basada en la rueda de color.

Estos colores os permitirán combinar otros más fuertes y alegres en los accesorios sin problemas. La habitación infantil para niñas se presta especialmente a este tipo de decoración que nos evoca ligeramente el estilo cottage donde la clave son los textiles.

 

3483149_s

 

Ideas:

Una forma de sacarle partido a una habitación blanca consiste en utilizar un cabecero forrado con textiles de tapicería de patrones geométricos o florales que crearán un ambiente cálido y alegre. Los demás elementos textiles, como cojines o cortinas, pueden emplearse coordinados o contrastados.

Las colchas de patchwork pueden resultar caras en principio, pero comprobaréis que se amortizan ampliamente. Los trabajos de encargo mantienen su belleza durante generaciones. Os asombrará comprobar cómo una preciosa colcha puede transformar toda una habitación.

Otra alternativa es la de enfatizar la ropa de cama. Aprovechad los diseños atrevidos con motivos a gran escala, ya que los colores suaves de las paredes se convertirán en un excelente fondo. Su variedad permitirá dotar a la habitación de diferentes ambientes mediante el protagonismo de uno u otro color sólido en los motivos textiles.

Recordad que los fondos blancos permiten que los cuadros y las fotografías en la pared adquieran mayor viveza y expresividad.

Para teminar, una alfombra gruesa en colores neutros admitirá cualquiera de las tendencias y aportará calidez al cuarto.

Ideas de organización en el cuarto de las niñas

Las niñas pequeñas pueden acumular gran cantidad de accesorios de bisutería y juegos de maquillaje, como pulseras, collares, anillos, horquillas para el pelo, lazos o cinturones.

En general se trata de pequeñas piezas que mantienen funciones muy concretas. Y si no, probad a intentar que vuestra niña se ponga otra horquilla diferente a la que os ha pedido: ¡misión imposible!

Sin duda para este tipo de objetos se hace necesaria una clasificación más especializada, ya que los niños suelen tener muy claro lo que quieren y conviene, para vuestra tranquilidad, que también sea fácilmente localizable.

20458012_s

Divide y vencerás

La forma más sencilla y cómoda de organizar la bisutería en la habitación infantil consiste en separarla en pequeñas cajas: anillos, pulseras, collares…

Podéis utilizar pequeños estantes que pueden colocarse sobre otras baldas o bien sobre el escritorio o el tocador en bandejas o recipientes de almacenamiento transparentes.

También son muy prácticos los paneles de pared con ganchos, donde pueden colgarse los objetos de uso cotidiano.

Otra forma de guardar los collares y pulseras para que no se enreden, consiste en utilizar bolsas cosidas con bonitas telas, donde podéis utilizar etiquetas para indicar su contenido.

Por último, podéis destinar un cajón del escritorio o de la cómoda a este fin, estableciendo compartimentos a base de tablillas.

Conseguir más espacio.

Puede que la habitación del niño tenga un buen tamaño y en un principio pensásteis que sería suficiente pero… ¡Nunca es suficiente! No sabemos muy bien cómo, el cuarto de los niños acumula más y más cosas y la organización se complica.

Es necesario poner a trabajar a la imaginación y buscar espacio donde en apariencia no lo hay.

Ya hemos recurrido en otras ocasiones a las cajas y cajones apilables para juguetes o para elementos deportivos, pero dónde los apilamos?

Imagen

Un banco de pruebas.

Una solución consiste en conseguir un amplio banco de madera y otro algo más pequeño que se superponga. El banco ofrece una superficie amplia para depositar cajas, tanto debajo como encima a varias alturas. Como alternativas, puede pintarse de colores coordinados y colocarlo junto a una pared o delante de la ventana.

Para terminar, podemos pegar o clavar etiquetas decorativas en la madera indicando los elementos que contiene cada caja.

Organizar el armario

El armario ropero es una pieza fundamental para la habitación infantil compartida.

Nuestro objetivo estará encaminado a lograr que sea lo más espacioso posible y mantenga un sistema de organización combinable a base de módulos que puedan montarse y desmontarse a voluntad.

me gusta mi cuarto, mami

Recomendaciones:

La división del espacio deberá ser simétrica y proporcional, por lo que podéis optar por montar dos o tres armarios más ligeros, uno al lado del otro.

Las barras para perchas deberán estar a la altura adecuada para que el niño pueda manejar su ropa. Por eso lo ideal es que el armario tenga varios niveles de varillas para cambiarlas al tiempo de su crecimiento.

Es una excelente idea conseguir módulos de armario como bandejas abiertas para apilar y mantener a la vista la ropa de uso diario y de cambio rápido como camisetas, pantalones vaqueros o ropa interior. Facilita la búsqueda y también rebaja tiempos de preparación para los padres.