colchas de patchwork

Campamento de verano.

Por qué no inspirarse en los antiguos campamentos de verano para decorar la habitación de un chico? El verano es la estación del año que se presta a vivir el aire libre a tope. Excursiones, natación, contemplación de la naturaleza en todo su esplendor, acampadas nocturnas… Una maravillosa colección de recuerdos que pueden revivirse en el hogar

25797256_s

Ideas:

Unos paneles de madera rústica pueden servirnos para crear la ilusión de una cabaña en la montaña. Banderines, señales fabricadas con tablillas que indiquen “zona de estudio”, “zona de juegos”, etc… contribuyen a crear un ambiente fresco y aventurero.

Una colcha de patchwork con motivos de cuadros y cortinas de colores coordinados. Jugar con los tonos verdes y combinarlos con azul celeste para evocar el cielo estival o un lago de montaña.

Siempre que haya espacio, un tipi de tela montado en una esquina de la habitación hará las delicias de los pequeños. Podemos incluir un equipo de supervivencia con linternas, cantimplora, prismáticos de juguete y mapas de los destinos de vacaciones favoritos.

Un tronco natural conseguido en época de poda puede hacer las veces de taburete. También servirá algún mueble auxiliar tallado a mano o de madera sin pulir.

Añadid a la habitación infantil una gran imagen de la naturaleza, como la fotografia de una gran casdada o de un bosque de hayas.

Por supuesto, un cielo estrellado a base de adhesivos fluorescentes dará el toque final a nuestra habitación rústica.

 

 

 

Anuncios

Textiles, una apuesta segura.

Una planificación inteligente para una habitación infantil permite colocar elementos que puedan adaptarse con facilidad al crecimiento del niño. En este caso la idea consiste en mantener las paredes en matices de blanco brillante o colores neutros. Aquí tenéis una buena guía basada en la rueda de color.

Estos colores os permitirán combinar otros más fuertes y alegres en los accesorios sin problemas. La habitación infantil para niñas se presta especialmente a este tipo de decoración que nos evoca ligeramente el estilo cottage donde la clave son los textiles.

 

3483149_s

 

Ideas:

Una forma de sacarle partido a una habitación blanca consiste en utilizar un cabecero forrado con textiles de tapicería de patrones geométricos o florales que crearán un ambiente cálido y alegre. Los demás elementos textiles, como cojines o cortinas, pueden emplearse coordinados o contrastados.

Las colchas de patchwork pueden resultar caras en principio, pero comprobaréis que se amortizan ampliamente. Los trabajos de encargo mantienen su belleza durante generaciones. Os asombrará comprobar cómo una preciosa colcha puede transformar toda una habitación.

Otra alternativa es la de enfatizar la ropa de cama. Aprovechad los diseños atrevidos con motivos a gran escala, ya que los colores suaves de las paredes se convertirán en un excelente fondo. Su variedad permitirá dotar a la habitación de diferentes ambientes mediante el protagonismo de uno u otro color sólido en los motivos textiles.

Recordad que los fondos blancos permiten que los cuadros y las fotografías en la pared adquieran mayor viveza y expresividad.

Para teminar, una alfombra gruesa en colores neutros admitirá cualquiera de las tendencias y aportará calidez al cuarto.