decoración infantil

Habitaciones compartidas: claridad y sencillez

Las habitaciones compartidas entre hermanos plantean un reto importante a la hora de respetar los límites y organizar el espacio. La convivencia entraña muchas satisfacciones, pero también es motivo de desavenencias a todos los niveles y el dormitorio infantil no escapa a estas leyes.

La clave para mantener la paz y la tranquilidad es la organización. No importa que uno de los hermanos sea más cuidadoso o más perezoso a la hora de ordenar sus cosas. Es necesario establecer unas normas férreas de orden, pero ello no significa que la habitación infantil se convierta en una especie de penitenciaría. Al contrario, la búsqueda de soluciones puede entregarnos resultados muy gratificantes.

 

20655939_l1-e1403002547457

 

La norma fundamental en las habitaciones compartidas  es facilitar las tareas de modo que la habitación pueda mantener un orden básico con poco esfuerzo. Para ello debemos optimizar el espacio de forma clara y sencilla. Cuanto más sencilla mejor.

Lo ideal es utilizar sistemas de almacenaje apilables para juguetes o elementos deportivos. Los organizadores con cajones también resultan muy efectivos. El material más indicado es el plástico rígido, ligero y resistente a golpes y arañazos.

Las cestas con asas, ya sean de mimbre o plástico, son más funcionales para piezas pequeñas como construcciones, muñecos, coches y juguetes de menor tamaño.

 

Anuncios

Campamento de verano.

Por qué no inspirarse en los antiguos campamentos de verano para decorar la habitación de un chico? El verano es la estación del año que se presta a vivir el aire libre a tope. Excursiones, natación, contemplación de la naturaleza en todo su esplendor, acampadas nocturnas… Una maravillosa colección de recuerdos que pueden revivirse en el hogar

25797256_s

Ideas:

Unos paneles de madera rústica pueden servirnos para crear la ilusión de una cabaña en la montaña. Banderines, señales fabricadas con tablillas que indiquen “zona de estudio”, “zona de juegos”, etc… contribuyen a crear un ambiente fresco y aventurero.

Una colcha de patchwork con motivos de cuadros y cortinas de colores coordinados. Jugar con los tonos verdes y combinarlos con azul celeste para evocar el cielo estival o un lago de montaña.

Siempre que haya espacio, un tipi de tela montado en una esquina de la habitación hará las delicias de los pequeños. Podemos incluir un equipo de supervivencia con linternas, cantimplora, prismáticos de juguete y mapas de los destinos de vacaciones favoritos.

Un tronco natural conseguido en época de poda puede hacer las veces de taburete. También servirá algún mueble auxiliar tallado a mano o de madera sin pulir.

Añadid a la habitación infantil una gran imagen de la naturaleza, como la fotografia de una gran casdada o de un bosque de hayas.

Por supuesto, un cielo estrellado a base de adhesivos fluorescentes dará el toque final a nuestra habitación rústica.

 

 

 

Secretos oceánicos

Si los niños adoran el mar o vuestra vivienda de vacaciones está cerca de la playa, tenemos el incentivo perfecto para montar una habitación infantil de estilo náutico.

El azul será nuestro color protagonista en todos sus matices. Ya sabéis que podemos combinarlo con colores neutros o bien con colores complementarios que aporten notas intensas en accesorios y detalles. Rojos, naranjas o amarillos irán bien.

habitación-infantil-estilo-náutico

 

Ideas:

Motivos marineros: Mejor cuadros de peces muy coloridos realizados por los propios niños. Los colores fuertes lucen muy bien sobre paredes azules. Ver su cuadro enmarcado aumentará la satisfacción del niño favoreciendo su autoestima.

¿Qué tal una sombrilla de lona abierta sobre una peana en un rincón de la habitación? Puede constituir un punto de lectura muy original si instalamos debajo un cómodo sillón de mimbre con bonitos cojines.

Sobre una repisa o bien sobre una tabla enmarcada en la pared puede montarse una colección de conchas, plumas, trozos de madera con bellas formas y tesoros encontrados en la playa.

Edredones o sábanas de rayas anchas completan el conjunto. Las cortinas blancas de muselina ligera aportarán el toque final de resplandor marino.

Pequeños pilotos

¿Tenéis un pequeño piloto en casa? Si vuestro hijo está fascinado con el espacio aéreo, los vuelos acrobáticos y los aviones, tenemos algunos consejos para decorar la habitación infantil  que incentivarán el momento de acostarse.

niño-aviador

Ideas:

Sobre una pared azul pálido, encargad un mural decorativo con pequeños aviones entre nubes y globos aerostáticos (también servirá un vinilo decorativo).

A un lado, preferiblemente el que haga esquina con la cama, conseguid el motivo de un árbol que arranque desde el rodapié y cuyas ramas alcancen la mitad superior de la pared  para obtener la sensación de perspectiva.

Las demás paredes se mantienen lisas en tonos neutros y el techo prolonga el color azul de la pared decorada.

La maqueta de un aeroplano suspendida en el espacio dará al ambiente el toque de realismo adecuado.

Podemos completar la decoración con una colcha de piqué con aplicaciones de aviones. Conviene escoger dos o tres figuras sencillas y pequeñas con el fin de no recargar el motivo.

Los colores pueden evocar los de los antiguos hangares, con cierto estilo vintage: azules pálidos y notas más intensas para cojines y ropa de cama en tonos naranjas, rojos o amarillos. Los muebles ideales para este estilo serían muebles antiguos de madera restaurados con pátina envejecida o acabado natural.

Podéis obtener una superficie de trabajo con dos caballetes de madera de pino y un tablero forrado con tela encerada o hule decorativo. Sobre el escritorio, un antiguo planisferio con sus hermosos tonos pastel evoca el centro de operaciones de una empresa de avionetas comerciales al más puro estilo Indiana Jones.

Un dosel para una diva.

Si tienes una pequeña diva en casa, te damos algunos consejos para que transformes su dormitorio en la habitación de una estrella.

Las niñas pequeñas, por lo general, se sienten atraídas por los elementos muy femeninos y, en especial, el mundo del glamour ejerce sobre ellas una fuerte fascinación.Es la época en que pueden disfrutar sin complejos ni ataduras de sus sueños y fantasías.

2817237_s

 

 

Ideas:

Os recomendamos evitar los colores básicos y fuertes característicos de la habitación infantil, y optar por tonos más suaves o neutros, sobre los que podéis añadir notas de color en accesorios y ropa de cama. Recordad que en este tipo de decoración, el rosa en todos sus matices será el aliado imprescindible. Lo mejor es escoger un rosa base y trabajar sobre sus diferentes gradaciones.

El canopy o dosel es el elemento estrella. Podéis utilizarlo de varias formas. La primera y más popular lo utiliza sobre la cama en caída hasta el cabecero. Otra opción es buscar un dosel adecuado al tamaño de la habitación y montarlo en una esquina con el fin de usarlo como vestuario y cambiador. También podéis montar  un pequeño dosel sobre un bastidor que hará las veces de pérgola, con sillas y una mesita para recibir a las amigas.

Una lámpara de araña con cuentas de cristal dará al conjunto un aire retro muy adecuado.

Las camas de hierro forjado y líneas estilizadas se prestan muy bien a este estilo. Las mesillas torneadas blancas o crema, mejor de aspecto envejecido.

El escritorio puede hacer las veces de tocador, colocando sobre él un bonito espejo de marco dorado, al que podéis añadir una guirnalda de luces con pequeñas bombillas.
La ropa de cama incluirá motivos florales. Las cortinas en tonos suaves y de caída ondulante ofrecerán el toque final de refinamiento para un espacio muy acogedor.

Textiles, una apuesta segura.

Una planificación inteligente para una habitación infantil permite colocar elementos que puedan adaptarse con facilidad al crecimiento del niño. En este caso la idea consiste en mantener las paredes en matices de blanco brillante o colores neutros. Aquí tenéis una buena guía basada en la rueda de color.

Estos colores os permitirán combinar otros más fuertes y alegres en los accesorios sin problemas. La habitación infantil para niñas se presta especialmente a este tipo de decoración que nos evoca ligeramente el estilo cottage donde la clave son los textiles.

 

3483149_s

 

Ideas:

Una forma de sacarle partido a una habitación blanca consiste en utilizar un cabecero forrado con textiles de tapicería de patrones geométricos o florales que crearán un ambiente cálido y alegre. Los demás elementos textiles, como cojines o cortinas, pueden emplearse coordinados o contrastados.

Las colchas de patchwork pueden resultar caras en principio, pero comprobaréis que se amortizan ampliamente. Los trabajos de encargo mantienen su belleza durante generaciones. Os asombrará comprobar cómo una preciosa colcha puede transformar toda una habitación.

Otra alternativa es la de enfatizar la ropa de cama. Aprovechad los diseños atrevidos con motivos a gran escala, ya que los colores suaves de las paredes se convertirán en un excelente fondo. Su variedad permitirá dotar a la habitación de diferentes ambientes mediante el protagonismo de uno u otro color sólido en los motivos textiles.

Recordad que los fondos blancos permiten que los cuadros y las fotografías en la pared adquieran mayor viveza y expresividad.

Para teminar, una alfombra gruesa en colores neutros admitirá cualquiera de las tendencias y aportará calidez al cuarto.

Ideas de organización en el cuarto de las niñas

Las niñas pequeñas pueden acumular gran cantidad de accesorios de bisutería y juegos de maquillaje, como pulseras, collares, anillos, horquillas para el pelo, lazos o cinturones.

En general se trata de pequeñas piezas que mantienen funciones muy concretas. Y si no, probad a intentar que vuestra niña se ponga otra horquilla diferente a la que os ha pedido: ¡misión imposible!

Sin duda para este tipo de objetos se hace necesaria una clasificación más especializada, ya que los niños suelen tener muy claro lo que quieren y conviene, para vuestra tranquilidad, que también sea fácilmente localizable.

20458012_s

Divide y vencerás

La forma más sencilla y cómoda de organizar la bisutería en la habitación infantil consiste en separarla en pequeñas cajas: anillos, pulseras, collares…

Podéis utilizar pequeños estantes que pueden colocarse sobre otras baldas o bien sobre el escritorio o el tocador en bandejas o recipientes de almacenamiento transparentes.

También son muy prácticos los paneles de pared con ganchos, donde pueden colgarse los objetos de uso cotidiano.

Otra forma de guardar los collares y pulseras para que no se enreden, consiste en utilizar bolsas cosidas con bonitas telas, donde podéis utilizar etiquetas para indicar su contenido.

Por último, podéis destinar un cajón del escritorio o de la cómoda a este fin, estableciendo compartimentos a base de tablillas.