habitación rústica

Campamento de verano.

Por qué no inspirarse en los antiguos campamentos de verano para decorar la habitación de un chico? El verano es la estación del año que se presta a vivir el aire libre a tope. Excursiones, natación, contemplación de la naturaleza en todo su esplendor, acampadas nocturnas… Una maravillosa colección de recuerdos que pueden revivirse en el hogar

25797256_s

Ideas:

Unos paneles de madera rústica pueden servirnos para crear la ilusión de una cabaña en la montaña. Banderines, señales fabricadas con tablillas que indiquen “zona de estudio”, “zona de juegos”, etc… contribuyen a crear un ambiente fresco y aventurero.

Una colcha de patchwork con motivos de cuadros y cortinas de colores coordinados. Jugar con los tonos verdes y combinarlos con azul celeste para evocar el cielo estival o un lago de montaña.

Siempre que haya espacio, un tipi de tela montado en una esquina de la habitación hará las delicias de los pequeños. Podemos incluir un equipo de supervivencia con linternas, cantimplora, prismáticos de juguete y mapas de los destinos de vacaciones favoritos.

Un tronco natural conseguido en época de poda puede hacer las veces de taburete. También servirá algún mueble auxiliar tallado a mano o de madera sin pulir.

Añadid a la habitación infantil una gran imagen de la naturaleza, como la fotografia de una gran casdada o de un bosque de hayas.

Por supuesto, un cielo estrellado a base de adhesivos fluorescentes dará el toque final a nuestra habitación rústica.

 

 

 

Anuncios