ordenación

Habitaciones compartidas: claridad y sencillez

Las habitaciones compartidas entre hermanos plantean un reto importante a la hora de respetar los límites y organizar el espacio. La convivencia entraña muchas satisfacciones, pero también es motivo de desavenencias a todos los niveles y el dormitorio infantil no escapa a estas leyes.

La clave para mantener la paz y la tranquilidad es la organización. No importa que uno de los hermanos sea más cuidadoso o más perezoso a la hora de ordenar sus cosas. Es necesario establecer unas normas férreas de orden, pero ello no significa que la habitación infantil se convierta en una especie de penitenciaría. Al contrario, la búsqueda de soluciones puede entregarnos resultados muy gratificantes.

 

20655939_l1-e1403002547457

 

La norma fundamental en las habitaciones compartidas  es facilitar las tareas de modo que la habitación pueda mantener un orden básico con poco esfuerzo. Para ello debemos optimizar el espacio de forma clara y sencilla. Cuanto más sencilla mejor.

Lo ideal es utilizar sistemas de almacenaje apilables para juguetes o elementos deportivos. Los organizadores con cajones también resultan muy efectivos. El material más indicado es el plástico rígido, ligero y resistente a golpes y arañazos.

Las cestas con asas, ya sean de mimbre o plástico, son más funcionales para piezas pequeñas como construcciones, muñecos, coches y juguetes de menor tamaño.

 

Anuncios